Fortuna de Fidel Castro supera la de algunas realezas